Como cada año, en mayo, celebramos la gran fiesta de San Isidro. Un día en el que los niños y niñas de infantil se convirtieron en chulapos y chulapas y conocieron, un poco más, las tradiciones de Madrid.

Después de una semana en la que estuvimos cocinando rosquillas, realizando farolillos y pintando banderines… ¡Llegó la gran verbena!

Todo estaba preparado para la ocasión y nuestro patio lucía engalanado con todo lo que habíamos preparado. Había un montón de juegos y talleres, desde pescar rosquillas y lanzar saquitos en ranas y aros, hasta crear mantones y nuestros propios claveles.

Y para terminar llegó el gran toque final, probar una fresquita limonada acompañada de un típico barquillo de San Isidro.

¡No faltó detalle!

Educación Infantil