Cada semana salimos al huerto en Infantil, ese rinconcito del cole lleno de secretos maravillosos. Celia nos ayuda a descubrirlos y, lo mejor de todo, nos llena las manos de esos pequeños tesoros que siempre tenemos pero que no siempre apreciamos.

Las Llamas y los Castores vivimos esos momentos con ilusión y con asombro, entre risas y curiosidad sin fin. Palos, tierra, herramientas, plantas, bichos…

¿Qué más se puede pedir? 

Aprender a observar

En estos meses hemos podido aprender a observar algunos pájaros y hacer comederos para ellos. Hemos visto cómo algunos animales se comen las plantas sembradas, hemos empezado a conocer el ciclo de las plantas y hemos resuelto adivinanzas, hemos probado distintos sabores (entre ellos, las maravillosas «chuches del huerto»: las flores de caléndula»).

Y estos últimos días, lo mejor: hemos descubierto el maravilloso mundo de las larvas y las lombrices ¡menudas cosquillas nos hacen en las manos!

¡Divertidísimo! 

Cómo nos gusta tanto, seguiremos investigando el mundo natural… y os contaremos.

Etapa Infantil