¿Deberes sí o deberes no?

IDEO, 15/05/14.- En el año 1937 en la revista Parents el superintendente escolar Carleton Washburne señalaba que “si no se obligara a los niños a aprender cosas inútiles y sin sentido, entonces los deberes serían absolutamente innecesarios para el aprendizaje de las asignaturas ordinarias. Pero cuando se exige la acumulación de una gran cantidad de datos con poca o ninguna importancia para el niño, el aprendizaje es tan lento y costoso que el colegio se ve obligado a requerir la ayuda de casa para salir del lío que el propio colegio ha generado”.

En Escuela Ideo nos sentimos plenamente identificados con este planteamiento. En alguno de nuestros talleres hemos querido abrir un interesante debate sobre los deberes. A partir del artículo “Deberes ¿sí o no?“, publicado en EL PAÍS SEMANAL, hemos invitado a nuestra comunidad educativa a la reflexión.

Vivimos en un país en el que  la escolarización obligatoria comienza a los 5-6 años, en el que los niños permanecen en la escuela jornadas de hasta 10 horas, para después llegar a casa y dedicar una media de dos horas más a los deberes. Deberes repetitivos, rutinarios, estandarizados… Deberes que generan conflictos en la familia, desmotivación en los alumnos y una relación entre responsabilidad y amenaza (si no hacen los deberes, obtienen una calificación negativa).

Y a pesar de esta visión tan “desoladora” la mayoría de los centros educativos españoles siguen aferrados a los deberes.

En Escuela Ideo creemos que la defensa de los deberes parte del miedo y la pereza a cuestionar lo que ya existe. Nosotros defendemos la necesidad de fomentar el espíritu crítico en nuestros alumnos, porque nosotros mismos partimos de él. Por ello sí cuestionamos esta práctica social.

presentación de escuela ideo 2Como indica Alfie Kohn, en su libro  “El Mito de los deberes”, creemos que se parte de concepciones erróneas del aprendizaje cuando se defiende que los deberes ayudan a los estudiantes a aprender mejor. Por un lado, los defensores de los deberes indican que “mayor tiempo, mayor rendimiento”, cuando en realidad deberían decir “mayor implicación, mejor aprendizaje”, y esto se consigue a través del aprendizaje significativo y no memorístico. Por otro lado, cuando se señala que los deberes son necesarios para practicar lo aprendido nos encontramos ante una verdad a medias. La práctica sirve para automatizar un proceso, pero no ayuda a la comprensión y sin comprensión no hay aprendizaje real. Repetir una tarea lleva a la automatización, pero no a la comprensión. Los alumnos que no comprenden seguirán sin hacerlo. Los que lo comprenden se aburrirán y desmotivarán repitiendo una tarea que ya han comprendido.

Desde Escuela Ideo optamos por un camino más difícil, pero mucho más efectivo y duradero. Queremos que los alumnos asuman la responsabilidad de su aprendizaje. Para ello es necesario

  • despertar su curiosidad,
  • presionar las teclas de su motivación,
  • generar situaciones de aprendizaje significativo,
  • fomentar la motivación de logro,
  • enseñarles a disfrutar del conocimiento,
  • dejar margen a la creatividad
  • y valorar la originalidad y el esfuerzo.

Creemos que de este modo convertiremos el aprendizaje en emoción, en pasión por saber, en placer. Y esa es la clave.

Os recomendamos la lectura de “El Mito de los deberes. ¿Por qué son perjudiciales para el aprendizaje y la convivencia” de Alfie Kohn y os invitamos a la reflexión.

María Ladero (Escuela Ideo)

Por | 2014-05-15T22:51:51+00:00 jueves, mayo 15, 2014|Artículos|Sin comentarios

Deje su comentario