Cuartas jornadas de Ideovivencias

Convivir significa “Vivir en compañía de otro u otros” y eso es lo que hicimos todo el personal de Escuela Ideo el fin de semana del 2 al 4 de febrero. La Residencia Colegio Gredos San Diego de Buitrago, fue el sitio elegido para tener la oportunidad de estar juntos y compartir comidas, bailes, canciones, experiencias, llantos, risas, sentimientos y nuestro “hilo dorado”.

Y es que el monólogo final de “Los intereses creados”, obra teatral de Jacinto Benavente, nos sirvió de texto motivador durante los tres días. Es el momento en el que Silvia se dirige al público y dice antes de terminar la comedia:

“Y en ella visteis, como en las farsas de la vida, que a estos muñecos,como a los humanos, muévenlos cordelillos groseros, que son los intereses, las pasioncillas, los engaños y todas las miserias de su condición: tiran unos de sus pies y los llevan a tristes andanzas; tiran otros de sus manos,que trabajan con pena, luchan con rabia, hurtan con astucia, matan con violencia. Pero entre todos ellos, desciense a veces del cielo al corazón un hilo sutil, como tejido con luz del sol y con luz de luna: el hilo del amor, que a los humanos, como a esos muñecos que semejan humanos, les hace parecer divinos, y trae a nuestra frente resplandores de aurora, y pone alas en nuestro corazón y nos dice que no todo es farsa en la farsa, que hay algo divino en nuestra vida que es verdad y es eterno,y no puede acabar cuando la farsa acaba”.

Ese “hilo sutil, como tejido con luz del sol y con luz de luna“, hilo dorado, fue la metáfora desde la que pensamos y compartimos nada más y nada menos que todo aquello que nos motiva y que nos hace sentir en el más amplio sentido de la palabra, aquello sin lo que no somos nadie y no podemos seguir adelante. Que no es poco…

Aprendemos todos”, una asociación de formadores “acompañantes” cuyo objetivo es ayudar a mejorar la educación, mejorando la vida de las personas que la hacen posible, nos dio la oportunidad de conocer y descubrir el hilo dorado propio y el de los demás la tarde del sábado. Fue un momento mágico y lleno de generosidad.

A pesar de que nos vemos diariamente, el ritmo nos come y no nos permite conocernos con más profundidad. Durante el fin de semana pudimos profundizar, descubrir y compartir parte de nuestra interioridad, algo que nos ayuda a entender un poco más las circunstancias y formas de ver y entender la vida de quienes comparten día a día el proyecto educativo de Escuela Ideo, algo que nos hace comprender cómo somos, para ser así más generosos con los demás.

Si tuviéramos que resumir en dos palabras la convivencia de este curso, nos quedaríamos con generosidad y positividad. La compañía de Marina Escalona y Jaime Buhigas de Aprendemos Todos, todas nosotras y nosotros, el lugar, el tiempo y todo lo que ocurrió allí fue positivo, tanto a nivel personal como a nivel de equipo.

Además, aprendimos que el hilo dorado de Escuela Ideo no es diferente a los hilos dorados de todas las personas que formamos este proyecto.

Por |2018-02-13T18:25:52+00:00lunes, febrero 12, 2018|Comunidad educativa|Sin comentarios

Deje su comentario