Baloncesto en Tanzania con Tierra de Amani y Fundación Escuela Ideo

IDEO, 11/04/18. Desde hace varios años colaboro con una ONG, Tierra de Amani, que  trabaja directamente con la infancia más desfavorecida de Tanzania. Su objetivo es mejorar en la medida de lo posible sus condiciones de vida y la de sus familias, ayudando a cubrir sus necesidades más básicas, y asegurándoles el acceso a la atención sanitaria y a la escuela. Se trata de acciones discretas pero muy directas y con continuidad.

Este año se fraguó la posibilidad de realizar con ellos un acto que conseguía unir dos de mis  pasiones, la educación y el baloncesto, acercando la práctica de este deporte al alumnado de una de las escuelas del área rural de Kibosho, en Moshi. ¡Qué mejor manera de  emplear los ahorros! Con la experiencia en la organización en campus de baloncesto de Golden Basket Camp y la imprescindible ayuda y colaboración de la Fundación Escuela Ideo, nos pusimos en marcha llenos de ilusión y confianza.

Comenzamos solicitando pequeñas aportaciones, en forma de dorsal solidario, a las personas interesadas en colaborar, entre las que contamos con familias y profesorado de Escuela Ideo. Con el dinero recaudado adquirimos alimentos y ayudamos a la financiación del Proyecto Endelea de Tierra de Amani, fijando como uno de los objetivos a corto plazo la intervención directa en cocina y baños de la escuela Marawa. La aportación de la Fundación Escuela Ideo se destinó íntegramente a la equipación de los niños y niñas participantes.

Una vez allí, fué impresionante ver y sentir la felicidad de los pequeños y pequeñas que, algo asombrados, pudieron participar de una magnífica mañana de baloncesto, de cuentos y de encuentros. No solo jugaron al baloncesto, sino que dedicaron tiempo a decorar los dorsales con los nombres de los padrinos y madrinas que hicieron esto posible.

También tuvimos ocasión de recibir un baño de realidad sobre las duras condiciones en la que estos escolares viven y acceden a su educación. Una escuela de difícil acceso, con los recursos mínimos y en condiciones muy deficientes. 260 alumnos, siete niveles educativos, 6 profesores para enseñarles a todos y en aulas que llevan en construcción 25 años. Sin luz, sin agua corriente, sin cristales en las ventanas, sin cocina, con unas letrinas que no pueden ser imaginadas si no son vistas. No obstante, todo esto no son barreras cuando se juntan las ganas de aprender y el buen hacer y dedicación de los escasos docentes volcados con su alumnado. Un ejemplo para todos.

Intensidad y sentimientos a flor de piel en cada momento, que perdurarán en mi memoria, así como mi admiración por la labor de los trabajadores y las mámas de Tierra de Amani que, con dignidad y perseverancia, afrontan todos los contratiempos del día a día.

Tampoco me gustaría dejar de agradecer a todas las personas involucradas en la organización de este 1er. Campus Solidario en Tanzania. Ellos y ellas saben quienes son…

Tierra de Amani y Fundación Escuela Ideo. Como diría Rick en Casablanca: “Este puede ser el principio de una bonita amistad”.

(César Puche, profesor de Secundaria y Bachillerato en Escuela Ideo)

Por |2018-04-22T09:37:48+00:00miércoles, abril 11, 2018|Artículos|Sin comentarios

Deje su comentario