¿Alimentos ecológicos?

En el GAR (Grupo de Alimentación Responsable) nos gusta informar a las familias de todo aquello que tenga que ver con una alimentación saludable.

Con este objetivo en mente, os comentamos las ventajas que tiene consumir alimentos ecológicos. Y qué alimentos cultivados de forma convencional  (no ecológicos) pueden ser consumidos de forma segura. “Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina” (Hipócrates).

La alimentación es uno de los pilares fundamentales para mantener un buen estado de salud. El estilo de vida actual conlleva la incorporación a nuestra dieta del “fast food” y los alimentos procesados, en mayor medida de lo que sería recomendable para el buen funcionamiento de todos los sistemas de nuestro cuerpo.

Es importante por tanto, que tomemos conciencia del efecto que puede producir en nuestro organismo lo que comemos diariamente.

EXAMEN SOBRE LA CALIDAD DE LOS ALIMENTOS ECOLÓGICOS

La agricultura orgánica es aquella que se cultiva sin pesticidas ni fertilizantes químicos, y que no produce modificaciones genéticas.

Por otro lado, también se consideran alimentos orgánicos, la carne roja o de aves, los huevos y los productos lácteos de animales sanos a los que no se han añadido hormonas del crecimiento o antibióticos extra, y que han sido alimentados con granos orgánicos y otros alimentos de forma natural.

Existe un importante estudio sobre la calidad de los alimentos orgánicos (Quality Low Input Food – QLIF). Este estudio, financiado por la Unión Europea, tenía entre otros objetivos, promover la alimentación orgánica ofreciendo a los consumidores información detallada sobre los beneficios que se obtienen al consumir alimentos ecológicos.

Algunos de los resultados de este estudio fueron:

  • Los vegetales y frutas orgánicos contienen hasta un 40% más antioxidantes.
  • Los productos agrícolas orgánicos contienen mayores niveles de minerales beneficiosos, como el hierro y el zinc.
  • La leche de rebaños orgánicos  tienen hasta un 90 % más antioxidantes.

Pero está claro que además de contener más nutrientes necesarios para mantener una buena salud, también influye el hecho de estar cultivados en terrenos que han sido tratados de forma natural, sin la utilización de pesticidas y otros productos químicos tan perjudiciales para el buen funcionamiento del organismo.

QUÉ FRUTAS Y VERDURAS CONSUMIR PREFERENTEMENTE ECOLÓGICAS

¿Cuál es el mayor inconveniente a la hora de consumir alimentos ecológicos?  Para la mayoría de las personas, suele ser el precio. Es cierto que todavía es más elevado que el de los productos que se obtienen de forma convencional. Pero también hay que valorar en qué casos merece la pena pagar un poco más y ganar en salud.

Existe en Estados Unidos un Grupo de Trabajo Ambiental (EWG),  que realiza informes sobre el nivel de sustancias tóxicas en diferentes productos. Este grupo ha clasificado los alimentos según su carga de pesticidas.

De las 43 categorías analizadas, hay 12 alimentos con una menor carga de pesticidas, y que por lo tanto se podrían consumir de cultivo convencional con menor riesgo para la salud:

  • Brócoli
  • Berenjena
  • Col
  • Plátano
  • Kiwi
  • Espárragos
  • Guisantes (congelados)
  • Mango
  • Piña
  • Mazorca de maíz (congelada)
  • Aguacate
  • Cebolla

Al mismo tiempo, se determinó qué 12 frutas y verduras contienen un mayor nivel de residuos de plaguicidas, y que por tanto sería recomendable consumirlos de cultivo ecológico:

  • Melocotones
  • Manzanas
  • Pimientos dulces
  • Apio
  • Nectarinas
  • Fresas
  • Cerezas
  • Lechuga
  • Uvas
  • Peras
  • Espinaca
  • Patatas

RECOMENDACIONES PARA UNA ALIMENTACIÓN SALUDABLE Y EQUILIBRADA

Además de la importancia de consumir alimentos ecológicos, la alimentación tiene que ser variada. Debe contener todos los nutrientes esenciales necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

Las verduras y hortalizas son ricas en aminoácidos, vitaminas, minerales y antioxidantes. Las semillas y frutos secos (sobre todo las nueces) contienen aminoácidos, vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales y antioxidantes. Las legumbres, especialmente aminoácidos, vitaminas y minerales. El pescado es fuente de vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales (salmón, sardinas, arenques, truchas), antioxidantes (sardinas, salmón) y aminoácidos (marisco). Las frutas contienen  vitaminas y antioxidantes, y la carne sobre todo aminoácidos.

  • Elegir alimentos que estén en lo posible libres de sustancias artificiales, que pueden ser muy perjudiciales para nuestro bienestar.
  • Es aconsejable reducir sobre todo los azúcares, las harinas refinadas y los alimentos procesados.

En definitiva, comer aquello que nos resulte más natural, sometido a los menos procesos industriales, y con la menor cantidad posible de aditivos.

Por | 2018-03-09T14:36:39+00:00 viernes, marzo 9, 2018|Comunidad educativa|Sin comentarios

Deje su comentario