Los días 6 y 7 de junio el alumnado de infantil disfrutó a lo grande de una noche en la granja La Esgaravita, siendo una tradición que da paso a la llegada de los últimos días del curso.

Con gran ilusión niños y niñas prepararon junto a sus familias las maletas con todo lo necesario para estos dos días: pijama, bolsa de aseo, linternas, saco de dormir y su peluche favorito.

Al llegar a la granja monitores y monitoras nos esperaban para darnos la bienvenida y acompañarnos a nuestras habitaciones para dejarlo todo preparado antes de comenzar el primer día. A partir de aquí casi no paramos ni un minuto. Visitamos los animales, les dimos de comer, almorzamos e hicimos juegos de mesa, puzzles y dibujos preciosos, dimos un pequeño paseo en barca y comimos con muchas ganas, todo ello mientras las profes nos mojaban a cada rato con pulverizadores de agua, ¡qué divertido!

Por la tarde nos dimos una ducha antes de cenar y después salimos con nuestras linternas a buscar al duende Guru-guru, del que nos habían estado hablando todo el día. Llegamos a un árbol y ¡allí estaba en lo alto! Era súper gracioso, nos cantó canciones y nos tiró polvitos para tener dulces sueños.

Dormimos como lirones y con las pilas cargadas empezamos un nuevo día. Tras el desayuno nos esperaba un paseo a caballo y montar en tractor con un auténtico granjero. Hicimos también algunos talleres como unas bolsitas de olor, pan y magdalenas y nos enseñaron el proceso de la lana desde que esquilan las ovejas hasta que se fabrican las prendas de vestir.

Antes de irnos el duende Guru-guru nos había dejado un regalo y una carta de despedida, agradeciéndonos nuestra visita e invitándonos a volver el próximo año.

En definitiva, han sido unos días fantásticos junto a nuestros amigos, amigas y profes, donde hemos disfrutado de la vida en la granja y hemos aprendido a cuidar y a valorar el entorno que nos rodea.

¡Hasta pronto!

Educación Infantik